Martínez Fazzalari, sobre el celular en las aulas: “Es bueno o malo según el uso que se le dé al dispositivo”

El especialista en derecho de nuevas tecnologías expresó su opinión respecto del nivel de acceso que los alumnos debieran tener en los establecimientos educativos.

Uno de los debates más recurrentes de las últimas semanas es el que relaciona al uso de los celulares en las escuelas argentinas. La polémica comenzó tras el eco producido por medios como Clarín o La Nación respecto de la prohibición de este tipo de dispositivos en los establecimientos franceses.

Para sumar una voz autorizada en la materia, ffNEWs entrevistó al Dr. Raúl Martínez Fazzalari, quien además de abogado  es especialista en derecho de nuevas tecnológicas, profesor de las UCES, autor de artículos de temas de Internet, telecomunicaciones y medios audiovisuales, y de libros como "Beta República", que es la historia de la transferencia de datos en la República Argentina y fue presentado por la Dra. Marcela Basterra, Presidenta del Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires.

La prohibición sería interesante desde dos miradas: respecto al instrumento tecnológico en sí, y si sirve o no para el uso educativo como elemento de apoyo hoy en las aulas cuando un profesor dice algo o hay una duda que se plantea”, comenzó.

En este sentido, Fazzalari señaló que en su experiencia académica universitaria cuando da una clase el elemento de búsqueda, ya sea celular o computadora, “sirve porque podemos buscar y utilizarlo como una herramienta en el desarrollo de la clase”. “Si lo tomo desde ese punto de vista, la prohibición del elemento resulta anacrónica y chocante”, afirmó.

Asimismo, recordó cuando se empezó a masificar hace muchos años el uso de calculadora y la prohibición de uso en los colegios, ya que era preferible “que ejerciten la cabeza haciendo cuentas”. “Con el correr del tiempo creo que esto ha sido superado porque la tecnología es parte de la vida. El mismo caso donde se nos prohibía realizar operaciones con la calculadora se podría comparar con el uso de celular para ampliar y buscar información”, amplió.

En segundo lugar, otro de los aspectos radicaría en la pregunta sobre la tecnología como un elemento distractivo en el proceso de educación. “Este sería otro de los aspectos, porque si lo uso como un elemento de búsqueda de información, de investigación, es positivo. Ahora, si ese dispositivo lo tengo en la clase para que 10 o 20 chicos estén totalmente distraídos a lo que está diciendo el profesor entonces si lo restringiría o lo prohibiría para su uso diario en el aula”, advirtió.

Finamente, el especialista, que fue acompañado por la Dra. Fedra Fontao en el año 2012, en su intervención sobre el alcance de la ley de propiedad intelectual y la dificultad de regular redes físicas e inalámbricas ante el Colegio de Abogados de La Plata, aseguró que las nuevas tecnologías “pueden ser provechosas para complementar lo que dice un profesor en el aula, como elemento de investigación o de consulta” y sentenció que, en definitiva, “es bueno o malo, depende el uso que se le dé al dispositivo”.-

 


Volver
mar 1, 2018 Categoría: Entrevistas Enviado por: Fedra Fontao News
Pagina previa: Fedra Fontao